RSS

Archivo de la categoría: Elche

Experiencias gastronómicas en Elche

Experiencias gastronómicas en Elche

A veces, lo que tienes cerca, es lo que más te cuesta ver y, sobre todo, valorar. Hoy os quería hablar de un organismo público que está haciendo las cosas muy bien el Elche (es un “organismo autónomo local de Turismo” creado por el Ayuntamiento de Elche). Se trata de VisitElche, organismo encargado de promocionar todo lo relacionado con el turismo en Elche. Con una web muy bien cuidada y actualizada (y eso que pone “versión Beta”), con mucha información sobre Elche (y no todo playa). Enhorabuena a quien esté detrás de ese trabajo.

Dentro de las innumerables actividades que realizan en Elche y alrededores, hoy quería presentar las “Experiencias en Elche”. Aquí se ofrecen una serie de actividades a realizar en la ciudad que van desde vuelos en globo para ver el palmeral, pasando por visitas guiadas a los museos, actividades para familias con niños, y la que más me interesa, las experiencias gastronómicas (llamadas “saborea el oasis”). Así que paso a detallar en qué consiste cada una de las 6 experiencias que ofrecen, dejando claro que todavía no he probado ninguna de ellas y es sólo información sacada de su web.

Aromas del campo. Desde 50€ por persona.

En esta experiencia visitarás la Almazara El Tendre, referente en producción de aceite de calidad en Elche. Irás a las Bodegas Faelo participando en una cata degustación de 3 vinos Y terminarás yendo al museo de Pusol y disfrutando de una comida (bebida incluida) en un restaurante del campo de Elche.

Degustación de la auténtica granada. Desde 87€ por persona (de septiembre a diciembre)

En esta actividad que se alargará durante dos días, se visita un típico huerto de granados acompañado de un agricultor. Darás un curso de cocina con la gente de Huerto Gourmet con platos elaborados con granada y que podrás comer tras hacerlos. También incluye una cena de cocina típica ilicitana en un restaurante de Elche. Y terminas disfrutando de una habitación doble en un hotel de Elche con la posibilidad de un masaje con granoterapia (no incluido en el precio anterior). El hotel a elegir va desde el hotel Areca por los 87€ indicados hasta el hotel Huerto del Cura por 111€.

El dátil, esencia del palmeral. Desde 75€ por persona (de septiembre a diciembre)

Aquí visitarás un huerto de palmeras, donde un profesional hablará de las variedades, su cultura y las diferentes formas de trabajo existentes. Darás un curso gastronómico sobre dátiles, con degustación y maridaje con licores y vinos. Y terminarás con una cena en un restaurante ilicitano y durmiendo en la habitación doble de alguno de los hoteles disponibles (en este caso, los precios van desde los 75€ en el Areca a los 99€ del Huerto del Cura).

En la mesa con Susi Díaz. Desde 189€ por persona

Aquí disfrutarás de una habitación en el Huerto del Cura con desayuno y comida incluida. Después, un tratamiento relax para dos personas en el Oasis Zen Garden. Y la mejor forma de terminar, tras todo esto, será cenando en La Finca el menú Provocación de 18 platos (bebidas no incluidas).

La Finca Golden Edition. Desde 125€ por persona

En este caso degustarás un menú de 6 platos en La Finca, todos elaborados alrededor del caviar Riofrío, además de una botella de Ruinart Blanc de Blancs

Sabores de la historia. Desde 106€ por persona.

Visitarás el yacimiento arqueológico de La Alcúdia. Comerás en un restaurante del campo de Elche el “menú Íbero”, con platos creados a partir de estudios arqueológicos (bebida incluida). También harás una visita al MAHE (Museo Arqueológico y de Historia de Elche). Acabando en una habitación doble (donde los precios van desde los 106€ del hotel Areca a los 130€ del Huerto del Cura).

En definitiva, hay ciertas experiencias que me parecen una pasada. La cena en la Finca con alojamiento en el huerto del cura (además del resto de actividades) por 189€ por persona me parece, sinceramente, una gran oferta. Os dejo el enlace a lo que es el menú Provocación de La Finca para que os hagáis una idea.

Una gran forma de disfrutar de la ciudad si vives en ella como es mi caso o una opción muy interesante si quieres conocer Elche si eres de fuera. Gran trabajo de VisitElche. Enhorabuena.

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , , ,

Soles alicantinos en la Guía Repsol 2014

Guías Repsol (imagen de www.directoalpaladar.com)

Guías Repsol (imagen de http://www.directoalpaladar.com)

Me gustan las listas y los rankings, lo tengo que reconocer. Aunque también tengo que decir que no les doy ninguna credibilidad. Creo que es complicado, por no decir imposible, hacer un ranking de restaurante donde aparezcan todos los que deben aparecer. Sobre todo teniendo en cuenta que hay muchos intereses detrás y, además, gustos de todo tipo, desde el tipo de cocina hasta los emplazamientos, partiendo por afinidad o no con los cocineros, gerentes, etc.

Así que, partiendo de esta base, siempre me gusta conocer listas como la Guía Michelín, la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo (www.theworld50best.com) o, la que me ocupa hoy, la Guía Repsol. Esta guía es, junto a la difunta (por lo menos hasta las últimas noticias que tengo) Gourmetour, las únicas hechas en España para restaurantes españoles. Y me gusta porque son una gran referencia para empezar (hay 33 restaurantes con 3 Soles, 111 con 2 Soles y 284 con un Sol). Creo que es interesante, siempre que se pueda, darse un homenaje en alguno de estos restaurantes que tenemos tan cerca. Así que os dejo los que tenemos en la provincia de Alicante. Aunque como decía antes e indicaré al final, hay alguna gran ausencia.

Con 3 Soles:

L’Escaleta, en Cocentaina, cuyo chef Kiko Moya está en boca de muchos como uno de los cocineros con más futuro en España. Su presentación, por ejemplo, de los arroces es totalmente rompedora. Imprescindible en la provincia.

Quique Dacosta, de su restaurante en Denia poco que añadir. Quien me conoce sabrá lo que pienso de este cocinero, sin duda uno de los 3 mejores en España. Ahora también se puede disfrutar de su cocina en Valencia con sus establecimientos Vuelve Carolina, Mercatbar y El Poblet (donde Germán Carrizo y Carito Lourenço se acaban de llevar una Estrella Michelín por su trabajo).

Con 2 Soles:

Casa Pepa, en Ondara, una referencia en la zona de cocina típicamente levantina, en un entorno de naranjos y olivos.

La Finca, casi sin dudas, el mejor restaurante de Elche, donde Susi Díaz ofrece un par de menús degustación impresionantes, además de unos arroces espectaculares. Parada obligada si vas a visitar alguno de los Patrimonios de la Humanidad que tiene la ciudad (El Palmeral y el Misteri)

La Sirena, en Petrer tiene su restaurante María Carmen Vélez. Su investigación y desarrollo de una salsa tan “común” como el alioli es digna de mención (más de 40 versiones de la misma).

Nou Manolín, en el centro de Alicante, para muchos, una de las mejores barras de España. Producto fresco enfocada a lo que se conoce como “cocina de mercado” perfectamente ejecutada por César Marquiegui.

Con 1 Sol:

Bon Amb, situado en Jávea, fue una de las agradables sorpresas al llevarse una estrella en la última entrega de la Guía Michelín. Cocina dirigida por Alberto Ferruz, su ascenso desde su inauguración en 2011 ha sido meteórico.

Casa Alfonso, en la Dehesa de Campoamor, Alfonso Egea dirige un pequeño restaurante donde la materia prima y la creatividad son las señas de identidad.

Casa Cantó, en Benissa, una gran relación-calidad precio en cocina típicamente mediterránea y casera.

El Portal, en el centro de Alicante, se encuentra uno de los restaurantes más de moda en Alicante, encabezado por Sergio Sierra. De lo mejor para un tapeo de mucha calidad, con toques creativos y a un precio que, para mí, está bastante ajustado. Muy recomendable.

La Sort, pequeño restaurante en Moraira dirigido por los hermanos Moll. Cocina mediterránea, especialistas en arroces y pescados.

La Taberna del Gourmet, otro de los restaurantes referencia del tapeo alicantino, dirigido por la familia Perramón-San Román, uno más de los inmejorables establecimientos que tienen en el Grupo Gourmet (Monastrell, La Vaquería, Tribeca). Muy buenos menús y una carta espectacular. Imprescindible su pan de cristal.

Monastrell, todo lo dicho antes sirve en este establecimiento, donde María José San Román y su equipo han vuelto a conseguir una estrella Michelín para la capital alicantina.

Paco Gandía, en Pinoso, Josefa Navarro hace su mundialmente famoso arroz con conejo y caracoles, cocinado en sarmientos a llama viva. Espectacular algún video que circula por la red sobre su elaboración.

Peix i Brases, en Dénia, joven restaurante inaugurado en 2008 y dirigido por Tomás Arribas dedicado en gran medida al mar, como no podía ser de otra forma.

Piripi, perteneciente a la misma familia que el Nou Manolín, un histórico en el centro de Alicante asociado a la cocina de muy alta calidad.

Y como decía al principio, me faltan algunos. Y me cuesta hacerme una idea de por qué no están. Hay dos casos que me parecen sangrantes:

En Alicante el restaurante de Dani Frías La Ereta, para mí, el mejor restaurante de la capital en cocina creativa y, además, el mejor situado, con vistas desde el castillo de Santa Bárbara a toda la bahía y al casco antiguo.

En Elche, El Granaíno, la mejor barra de Elche, con poco que envidiar al Nou Manolín, dirigida por Odón Martínez. Una referencia, junto con La Finca, si vas a Elche.

Además, me extraña que no aparezcan aquí otros restaurantes como La Vaquería, a las afueras de Alicante, donde el producto a la brasa se convierte en alta cocina. O en Altea el restaurante Ca Joan, sitio atípico para degustar auténtica carne de buey y una referencia en toda España. Y, por último, una de mis debilidades desde que lo visité, el restaurante de Iván Grau en Moraira, Zensatez, pequeño local donde este joven cocinero demuestra lo que se puede hacer con pocas manos y mucha dedicación y trabajo.

En definitiva, listas y rankings como referencias, pero sin olvidarnos nunca de lo que hay fuera de las mismas. Seguro que a ti se te ocurren muchos más que no he nombrado. Cuéntamelos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 de diciembre de 2013 en Alicante, Cocineros, Elche, Española, Gastronomía, Restaurantes

 

Etiquetas: ,

Restaurante: Pernil en Elche

El pasado fin de semana se celebró en Elche, organizado por Visit Elche, el 2º Festival Gastronómico “Elche con todos los sentidos”, donde se hicieron numerosas actividades, relacionando la gastronomía con la música (ya que este año el sentido a “disfrutar” era el oído). Así, se llevaron a cabo catas de vino de la DO Alicante maridadas con música, trabajando de la mano sumilleres y compositores. También una cata de chocolates dirigida por Paco Torreblanca y acompañado por Susi Díaz, bajo el título “Los sonidos del chocolate”. Además, hubo visitas nocturnas guiadas por el centro histórico de Elche y promociones especiales en los hoteles ilicitanos. Pero lo que quería comentar hoy eran los menús especiales que presentaron algunos restaurantes, amenizados con música en directo.

En mi caso me acerqué a cenar al Restaurante Pernil, en la calle Juan Ramón Jiménez 4 de Elche, en pleno centro, junto al río y a 2 minutos de la plaza del Ayuntamiento. Un emplazamiento inmejorable para iniciar o terminar una ruta por el casco histórico de Elche. El local tiene una pequeña terraza en el exterior, en mitad de la calle, sin mucho sentido ya que no es un emplazamiento atractivo para comer o tomar algo mientras te pasan los coches a un metro de distancia (y mucho menos ahora en invierno). El interior está dominado por la barra, frente a la que se sitúan varias mesas para una cena o comida más informal. Si te sientas en la barra puedes ver el producto del día, donde destacan pescados y mariscos frescos de una calidad inmejorable. En la parte de dentro tienen un comedor más formal, para comer de carta (distinta a la que tienen en la zona de fuera), dominado por una gran cristalera que da al cauce del río y desde el que se puede ver el puente de La Virgen, símbolo en Elche, iluminado por la noche y que deja una situación perfecta a las mesas situadas junto a estos ventanales. En una de estas mesas es en la que disfruté de la cena que os cuento.

Habíamos reservado, como indicaba antes, un menú cerrado que ofrecían por el Festival “Elche con todos los sentidos”. El menú consistía en cuatro platos de aperitivo al centro, un plato principal a elegir entre cinco opciones y un postre, también a elegir entre tres opciones. Perfecta la selección de aperitivos y postres, pero el plato principal carecía totalmente de sentido. ¿Cómo es posible que para un menú en una cena ofrezcan tres arroces (con costra, con bacalao y cebolla y otro al horno)? Vale que en determinadas ocasiones comernos un rissotto o un plato de pasta es muy similar, pero esos tipos de arroces en una cena se antojaban algo pesados. Un fallo bastante importante no ofrecer alternativas.

AperitivosAsí, los entrantes comenzaban con unas pipes i carasses sobre tostas (os dejo el enlace que escribí en su momento sobre esta receta). En este restaurante clavan este plato tan típico de la zona. Ingredientes potentes con un sabor profundo. Plato de mojar pan sin parar. Quizá la presentación (en este y en la mayoría de los platos), bastante dejada. Sería muy recomendable replantearse el emplatado.

En segundo lugar llegaron las chalefas con bacalao (tomate seco, huevo y ñora seca). Otro plato muy típico de Elche. Y de nuevo un plato para hartarte de mojar pan. Una base de migas de bacalao desalado, sobre la que se ponen un par de huevos fritos, poco hechos, con la yema totalmente líquida, y se acompaña de unos tomates secos en aceite y ñoras picadas. Una mezcla perfecta cuando se junta el salado del bacalao con el toque dulzón del tomate seco y todo unido por el huevo casi cremoso. Plato espectacular.

El tercer plato consistió en una Ensalada camp d’Elx (alcachofa, capellán y olivas partidas). Más salazones, quizá un poco en exceso al ser el tercer plato salado (todavía quedaba otro). Una ensalada con una buena base de tomate de calidad troceado, cubierto de migas de capellán y rodeado por unas láminas de alcachofa cruda y olivas partidas. De vez en cuando te venía un sabor a limón muy intenso, supongo que habían tenido las alcachofas en agua y limón para que no oxidaran, lo que no quedaba nada bien en la ensalada. Plato sencillo y correcto.

Y para terminar con los entrantes, unas patatas a lo pobre con pimientos y pernil (jamón). Una cama de patatas fritas, nada aceitosas, finas y crujientes, acompañadas de un buen jamón y unas tiras de pimiento verde. Otro plato sencillo, pero perfectamente hecho. La calidad del jamón, muy buena, hace que el plato resulte muy interesante.

Platos principalesCon todos estos aperitivos, y mucho pan, llegamos al plato principal. Como comentaba anteriormente, descartamos los arroces, ya que no creo que sea un plato para cenar. Sí para disfrutar en una comida en este local, con una gran fama arrocera. Así que nos decantamos por los otros dos platos del menú. Por un lado, un conejo frito con ajetes y tomates, simplemente correcto, aunque lo mejor era la salsa de tomate, sencillamente espectacular. En cuanto al conejo, difícil de comer con cuchillo y tenedor, y parece que no estaba en el sitio apropiado para chuparme los dedos J. De buen sabor, aunque algo duro. Como guarnición, unas patatas con pimiento rojo. Simplona y sosa. Por otro lado, un bacalao con tomate. Una salsa de tomate peor que la del conejo, pero un bacalao mucho mejor, perfectamente cocinado, jugoso, con muy buen sabor. De guarnición unas patatas con unas verduritas. De nuevo, acompañamiento simplón y soso. En ambos casos, la presentación bastante pobre, sin ser coherente con el nivel del restaurante.

Pernil PostresPor último los postres. Una granada con moscatel y helado de mantecado. Una combinación sencilla pero que armoniza perfectamente. La acidez de la granada, macerada en un vino dulce como el moscatel, acompaña perfectamente el dulzor del helado de mantecado. Un postre fresco perfecto para terminar. En mi caso, un crocanti de dátil sobre fondo de naranja amarga. Dos buenas porciones de helado de dátil rodeado de almendra caramelizada dándole el toque crujiente. Todo acompañado de una mermelada de naranja amarga, unos barquillos y unas láminas de dátil (y pintado el plato de caramelo… stop biberones, por favor). Un helado espectacular, aunque le hubiera puesto más dátil, para que el sabor fuera más intenso, bajando el tamaño de la ración para que no resulte pesado.

Todo lo acompañamos de agua, cerveza y un par de copas de vino tinto de la casa. Menú cerrado que quedó, como era de esperar, en los 28’50€ por persona anunciados. Un precio más que correcto para lo que cenamos y para el sitio en el que estábamos. Quizá, como única pega, deberían cuidar algo más las presentaciones y replantearse, para próximos menús de este estilo, los platos principales.

Pero en definitiva, una cena acompañada de música de piano en directo (a cargo de Héctor Gregorio, que versionaba canciones actuales dándole un toque clásico muy agradable), en un sitio elegante, con un nivel más que correcto en la mayoría de los platos y estando perfectamente acompañado, acabó siendo una magnífica noche.

Ambiente: 8

Servicio: 7

Cocina: 7

Postres: 8

Relación calidad-precio: 8

Nota media: 7,6

 
Deja un comentario

Publicado por en 4 de diciembre de 2013 en Elche, Española, Eventos, Gastronomía, Restaurantes

 

Etiquetas: , , , ,

III Concurso Recetas con Granadas de Elche

El pasado sábado 30 de noviembre me invitaron a la III Final de recetas con granada en Elche, concurso organizado por la Asociación de Productores y Comercializadores de Granada de Elche. La final se celebraba nada más y nada menos que en restaurante La Finca de Elche, donde su propietaria, Susi Díaz, sería parte del jurado.  La acompañaron como jueces,  Carlos Sáez, en representación de Granadas de Elche y autor del blog Carolus Cocina; y Francisco Becerro, ganador de la edición del concurso anterior y autor del blog LazyBlog.

Y aquí, además de agradecer la invitación, me gustaría hablar de esta Asociación de Productores y Comercializadores de Granada de Elche. Organización poco conocida por el público en general, incluso bastante desconocida en Elche fuera del ámbito gastronómico, pero que está haciendo un trabajo impresionante poniendo en valor una fruta como la granada. En este sentido, su objetivo es la promoción y defensa de la calidad de la granada. Y lo están consiguiendo, ya que el próximo mes de diciembre van a conseguir  la declaración provisional de la Denominación de Origen Protegida (DOP) de la granada mollar de Elche. Como declaró Francisco Oliva, presidente de la Asociación, “se pretende defender la historia del campo ilicitano, reconocer el trabajo de los agricultores y poner en valor la tierra donde se cultivan las mejores granadas del mundo”. Creo que es una iniciativa imprescindible para la economía local, ya que este año se van a recoger hasta 45.000 toneladas de granada (entre Elche, Crevillente, Albatera y Catral), donde hay unas 3.000 hectáreas de cultivo, siendo el 90% de la producción nacional de granadas y uno de los principales productores en Europa. Os invito a pasaros por su web y ver más datos de este tipo y todas las virtudes de esta fruta.

Finalistas III Concurso Recetas Granadas de Elche

Finalistas III Concurso Recetas Granadas de Elche vía granadaselche.com

Volviendo al concurso, llegaban a la final tres blogueros de distintas partes de España. Por un lado, Ettore Cioccia, napolitano residente en Tarragona, autor del blog Bavette.es, que presentaba como receta una “Panacotta sobre gelatina de granada”. También participaba Davinia Sánchez, de Callosa D’En Sarriá, autora del blog Caña y Azúcar cuya receta era “Espuma de granada con base de biscuit”. Y en tercer lugar, Concha Bernad, zaragozana residente en Madrid, autora del blog Cocina y Aficiones, que participaba con la receta “Magret de pato y granada”.

Tras realizar las recetas en la misma cocina de La Finca (no todos los días se puede decir que cocinas en un restaurante con una estrella Michelín), el jurado probó las tres recetas y, tras una breve deliberación, se enfrentaron a algo que Susi Díaz, por su experiencia en Top Chef, empieza a estar acostumbrada: evaluar los platos. Tras dar su opinión de cada uno de ellos, sacando sus virtudes y sus puntos a mejorar, el jurado dio como ganadora a Concha Bernad, con su “Magret de pato y granada”, alabando la presentación de la granada en tres texturas distintas, ya que se valoraba por encima de todo el trabajo sobre la fruta. Tras el fallo del jurado, se procedió a pesar a la ganadora, ya que el premio consistía en su peso en granadas. No quiero ser indiscreto, pero se llevó más de 70kg en granadas.

A continuación disfrutamos de un cóctel (aunque realmente nos fuimos comidos), donde aparecieron innumerables bocaditos, desde un “suhsi de queso y salmón”, hasta “buñuelos de bacalao”, pasando por “salmorejo” y “croquetas de camarones” entre otros. De postre, copas con “granada, gelatina de mistela y hierbabuena”, “rocas de chocolate y granada” y dos tartas, de San Marcos y de chocolate. Todo acompañado de cerveza, vino y refrescos. Sencillamente espectacular.

En definitiva, una mañana muy agradable, donde pudimos disfrutar del ambiente de la cocina de La Finca y de buenas conversaciones en uno de los jardines del restaurante, “desvirtualizando” a mucha gente que tenía muchas ganas de conocer en persona, ya que les seguía desde hace tiempo por las redes sociales. Un placer charlar con Carmen, del blog À table con Carmen, con Paco de Lazy Blog, Elvira Almodovar de Visit Elche, y tantos otros (perdón si me olvido de alguien) con los que intercambié experiencias y muchas opiniones. Y sobre todo, gracias a Carlos Saez por la invitación. 

Momentos del III Concurso Recetas Granada

Momentos del III Concurso Recetas Granada

 

Etiquetas: , , , ,

De críticos gastronómicos, blogueros y gacetilleros

Cuando uno va al VIII Foro de Periodistas, basado en “Periodismo Gastronómico”, organizado por la Facultad de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche y el Restaurante Mesón El Granaino, va con ilusión de aprender de la gente que interviene como ponente y sacar conclusiones válidas y motivadoras de los participantes. Cuando uno sale del evento, sale más motivado y con más conocimientos sobre el mundo del periodismo y la crítica gastronómica. Aunque algunos participantes hayan dado palos bastante inesperados. Y me voy explicando mientras os cuento las intervenciones sobre los temas que les iban planteando.

Cartel VIII Foro Periodismo Gastronómico

Cartel VIII Foro Periodismo Gastronómico

Comenzaba el evento con una charla bajo el título “Ingredientes para una buena crítica gastronómica”. En cartel aparecía Lluís Ruiz Soler (crítico gastronómico del Diario Información de Alicante y organizador de la Feria Gastrónoma de Valencia, además de redactor jefe de la revista Gastronostrum). También aparecía Antonio Llorens (crítico del Diario Información de Alicante) que no pudo asistir (no se dio ninguna razón al respecto y, la verdad, tenía muchas ganas de escucharle) y fue sustituido por Sergio Gallego (crítico del Diario La Verdad de Murcia y Director del congreso Murcia Gastronómica). Sobre el papel, dos ponentes de altura. Interesante.

Empezaba su charla Lluís Ruiz Soler, hablando de los distintos tipos de periodismo (no olvidemos que el aula estaba abarrotada de alumnos de la Facultad de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche). Comenzaba hablando de objetivismo y subjetivismo en periodismo, indicando que todo lo que escriba una persona está cargado de subjetivismo por su propia naturaleza, que es imposible separar esa opinión personal y no reflejarla en lo que escribes.

Tras esta breve introducción, apareció la polémica en forma de generalización. Parece que no le tiene mucho aprecio a los blogueros, definiendo a las personas que escriben en internet sobre gastronomía como “gacetilleros, bloguerismo hortera y absurdo, gente de diverso pelaje que tiene la poca vergüenza de decirle a otra gente lo que tiene que comer”. Parece que para él no existe otra opción que tener el título de periodista para poder opinar. Olvida que un blog es un reflejo de la opinión de una persona, más o menos válida, pero su opinión. No creo que ningún título te faculte para tener una opinión más válida o creíble.

También puso en varias ocasiones el ejemplo del crítico de Ratatouille, ese hombre gris, amargado, que veía el acto de comer como un examen continuo. Quizá fue un ejemplo mal puesto, teniendo en cuenta que estaba rodeado de gente joven y “blogueros gacetilleros” que quizá le vieran a él como esa figura de crítico pesimista anclado al clasicismo inamovible y con “su” verdad absoluta.  En un mundo gastronómico donde priman las opiniones personales, es complicado enarbolar la bandera de la razón y de “mi verdad es la única verdad”. Más pesimista aún, si a los alumnos de periodismo les dices directamente que ninguno se va a dedicar al periodismo gastronómico y que no ve futuro en el sector, ya que no van a tener el respaldo económico de un periódico. Un poco el “después de mí, la nada”.

Incomprensible también su afirmación de que “ningún bloguero se dedica exclusivamente a la crítica gastronómica, porque necesita respaldo económico, que ninguno tiene”. Argumentando que los blogueros que puedan vivir de ello, son “vendidos” a los que invitan en los restaurantes y participan de promociones por un plato de comida. A él, por supuesto, no le pasa, porque el medio en el que trabaja SIEMPRE paga sus facturas. Algo que, por lo que se ve, no puede hacer un bloguero que se las pague él mismo con sus ingresos. Demostración de un gran desconocimiento del mundo online.

Tras este inicio de Lluís Ruiz, marcado de numerosas anécdotas de su larga experiencia, empezó su charla Sergio Gallego. De partida más dinamismo, usando una presentación en PowerPoint (sí, viendo el nivel, ese era el listón del dinamismo), más optimismo, en definitiva, toques de modernidad. Más ilusionante. Aunque va evolucionando a lo largo de su exposición, de forma incomprensible, hacia las ideas anteriores.

Enumera las características que para él debe tener un buen crítico gastronómico. Pasión por lo que hace. Abrir la mente a las experiencias (aunque él se negó a probar los platos de un auténtico chino, como las cabezas de pato). Saber cocinar para conocer los errores de lo que prueba. Estilo y profesionalidad acompañado de sentido común.  Tener apoyo de un medio de comunicación. Y tener conocimientos y experiencia para saber analizar. Totalmente de acuerdo con el planteamiento.

El problema es cuando avanza en sus argumentaciones y afirma que “el bloguero no sabe ni donde tiene la mano izquierda”. De nuevo la afirmación que el bloguero debe ser periodista, que esa carrera/título le da las herramientas necesarias para ser un buen crítico. Otra generalización fuera de lugar. Lo que estaba diciendo es que yo no podría tener un blog sobre crítica gastronómica aunque tengo todas las características anteriores, porque no tengo el título de periodismo. Complicado de entender.

En definitiva, con Sergio Gallego me quedó la impresión que es mucho más abierto que el anterior, sabiendo cuál es la realidad actual, pero con un ancla, como si no quisiera llevar la contraria. Una conclusión a la que llegamos varios de los presentes y que generó una situación bastante extraña.

Tras esto, se pasó al turno de preguntas de los alumnos. Un par de preguntas con bastante miga. La más previsible en su respuesta fue la primera. ¿Qué opina de la cocina de vanguardia y de los profesionales que no la hacen bien? Cómo no, esperable y comprensible el ataque de Lluís Ruiz contra todo lo que suene a malas copias de platos de vanguardia, calificando de “bazofias” ciertos platos mal imitados. Defensa de la cocina tradicional y explicación de cómo, ciertas preparaciones fueron vanguardia en su momento y ahora es “cocina de la abuela”. Totalmente de acuerdo.  Pero a mí en estos argumentos siempre me chirría que se critique la vanguardia mal hecha y no se critique con el mismo énfasis la cocina tradicional mal hecha. Pero eso es para reflexionar en otro momento.

Por último, la pregunta más jugosa de toda la mañana. “¿Alguna vez han tenido presiones de los medios en los que trabajan para escribir o no una crítica?” La respuesta un NO rotundo de ambos ponentes, contando que en sus medios nunca se han visto presionados para escribir en positivo o en negativo sobre ningún restaurante. El problema aparece cuando siguen razonando. Sergio Gallego afirma que “la presión viene del empresario”. ¿Y no es un periódico una gran empresa que vive de la publicidad? No creo que, por ejemplo, la revista Gastronostrum donde escribe Lluís Ruiz, haga una mala crítica de Bodegas Murviedro (con una página entera de publicidad) o del Grupo Gourmet de Alicante (con otra página entera), entre otros muchos anunciantes. ¿En serio quieren hacerme creer que en esta revista se va a hacer una crítica negativa de estas empresas que ponen mucho dinero para que la revista salga adelante?

Y para corroborar este razonamiento que hago, el mismo Lluís Ruiz cuenta una anécdota:

 En un periódico valenciano muy importante (en el que él no estaba), tras una polémica con naranjas en Francia y un boicot posterior a los productos franceses en Valencia, en la dirección del periódico se recibe una carta del responsable de Carrefour en España indicando:

 Estimado director: adjunto relación de campañas de publicidad contratadas con su periódico. Un saludo.

El director sólo tuvo que pasar una copia de la carta al responsable de Economía del periódico para que supiera lo que tenía que hacer. “No hacía falta decir nada más”.

Sinceramente, si esto es el ejemplo de que en los periódicos no se reciben presiones…  Está claro que si trabajas en una empresa que recibe ingresos a través de la publicidad, nunca harás un artículo crítico sobre un anunciante. O no irás a ese restaurante, o pasarás de puntillas haciendo comentarios neutros, o venderás sus virtudes sin nombrar un defecto, pero siempre será una crítica hecha bajo presión. Nunca morderás la mano que te da de comer.

En definitiva, dos charlas muy complicadas de analizar. Sinceramente, partiendo de la base que hablamos de dos organizadores de congresos gastronómicos (Valencia y Murcia), cuesta creer que, con la cantidad de dinero e influencias de todo tipo que se mueven en esos congresos, no tengan presiones de ningún tipo a la hora de escribir. En cuanto hay dinero por medio, todo es un negocio y las cosas no se hacen por amor al arte. Si el que te paga te dice “mira a la derecha”, puedes estar más o menos de acuerdo, pero girarás a la derecha si quieres mantener tu puesto. Otra cosa es estar de acuerdo o no en entrar en el juego.

Tras esto y, tras un descanso de 10 minutos, empezaban la mesa redonda de Oskar García (de la Asociación de Restaurantes de Alicante APEHA), Carlos Sáez (Granada Mollar de Elche y bloguero en Carolus Cocina) y Eladio Martín (DO Vinos de Alicante). El tema: “Las delicias de la tierra. Las Denominaciones de Origen de la provincia de Alicante”.

Lo más llamativo antes de empezar esta mesa redonda fue ver como los ponentes anteriores, después de poner a parir (como puse en Twitter) a los blogueros, no se quedasen a escuchar la opinión de dos de esos blogueros. Algo que sentó bastante mal a los ponentes y a mí mismo. Desde aquí agradecer a Sergio Gallego el acercarse tras la mesa redonda a disculparse por haberse ido. Habla muy bien de él aunque no comparta su ausencia.

Así, la mesa redonda fue evolucionando a través de ciertas preguntas que iba haciendo la moderadora, Ana Bordonado (responsable de Comunicación del Restaurante El Granaíno) y que, dicno sea de paso, llevó de maravilla todo el evento, controlando los tiempos perfectamente. Como puntos de interés dentro de esas cuestiones:

  • Sobre la importancia de las organizaciones oficiales, Oskar García habló sobre la importancia de APEHA como órgano motivador para sus asociados y promotor de cara al público en general (por ejemplo, a través de los Premios Plato). Eladio Martín dejaba clara la importancia de las DO como indicador de calidad y diferenciador frente a los que no la tienen. Carlos Sáez informó de la próxima concesión previa de la DO a la Granada Mollar.
  • El punto más importante para mí en esta mesa fue el relativo a las Redes Sociales. Para Oskar, el problema de opiniones de críticos clásicos sobre las nuevas tecnologías, es que quizá se estén dando cuenta que una opinión “menos profesional” que llegue a mucha gente es más influyente que la de críticos “estrella”. De igual manera, Eladio afirmó que las Redes Sociales es un arma importantísima para las pequeñas asociaciones y productores.
  • Por último, se habló de la importancia de los productos “de casa”. Oskar García habló del queso fresco de Callosa D’En Sarriá, queso premiado en numerosas ocasiones y un gran desconocido. Reivindicando que hay que llevar con la cabeza muy alta los productos alicantinos y cómo ve con tristeza que es muy difícil encontrar vinos de la DO de Alicante en Benidorm. Y Eladio, en la misma línea, remarcó la importancia de revalorizar el territorio y ser una potencia gastronómica fuera del “sol y playa”. La oportunidad de diferenciarse con lo autóctono, ya que el foie lo trabaja todo el mundo, poniendo como ejemplo El Granaíno (nombre basado en la granada) que usa mucho producto de la tierra. Y sentencia que todo esto hay que demandarlo a las instituciones.

Por último, como cierre de la jornada, Odón Martínez, chef del Restaurante El Granaíno, preparó un showcooking donde explicó cómo hacer una crema de espárragos con langostinos. Receta sencilla, que trajo preparada, pero durante la que pudo dar unas pinceladas de lo que entiende él por cocina de producto y la armonía entre los ingredientes, siempre primando el resultado final y el sabor, por delante de otro tipo de florituras y compromisos con determinados ingredientes. Breve pero intenso. Toda una declaración de intenciones (y de cómo es su trabajo) en 10 minutos.

En resumen, dos ponencias totalmente distintas. Dos versiones de la Gastronomía. Una vista desde un punto de vista tradicional, clásico, con cierto tufillo carca y trasnochado. Con esa impresión general de que la mayor preocupación de ciertos críticos es que les adelanten por la derecha sin que se enteren. Quizá el análisis les ha llevado a la parálisis y, tras estar tanto tiempo acomodados, es complicado arrancar de nuevo.  Y por otro lado, la savia nueva, más joven, directa, moderna, abierta a opiniones, aunque sean contrarias, tolerante y dialogante. Con la mente abierta a nuevos estímulos y posibilidades, sin cerrarse a nada. No hay punto de comparación. Mi conclusión principal del foro es que soy de los segundos.

 
14 comentarios

Publicado por en 28 de noviembre de 2013 en Elche, Eventos, Impactante, Problemas

 

Etiquetas:

Ganadores y Conclusiones 9º Destápate Elche 2013

El pasado día 17 de noviembre se dio por finalizado el 9º Destápate (Concurso de Tapas de Elche), y desde el día siguiente, que fue cuando se fallaron los premios y se publicaron las tapas ganadoras, llevo dándole vueltas a escribir o no este artículo. Al final, si no lo escribo, reviento. Y eso no es bueno. Así que voy a dar mi opinión, con mucha crítica. Y quiero que se tome como algo constructivo, no es mi idea hacer sangre, más que nada porque viviendo en Elche como vivo, lo que me interesa es que las cosas que se hacen mal se hagan bien, ya que  quiero seguir disfrutando este tipo de eventos.

En primer lugar, enhorabuena a toda la gente de Elche. La ciudad tiene muchas cosas buenas (y otras no tanto), lo que es admirable es ver cómo cada vez que hay un evento de este tipo se vuelca y, en cuanto a afluencia de público, es un éxito. Quizá, y aquí va mi primera reflexión, nos volcamos tanto y participamos tanto, que perdemos la perspectiva crítica por ser algo tan cercano “y tan del pueblo”. Creo que debemos ser los primeros críticos de lo que se hace en nuestra ciudad para que mejore. Porque por muy bien que se haga, siempre habrá algo que mejorar. También es cierto que conozco gente muy crítica, incluso que ha llegado a estar desencantada con cualquier cosa que se organiza en Elche. Y creo que son a esos a los que hay que recuperar haciendo las cosas casi perfectas. Y es posible.

En segundo lugar, y el grueso de mi reflexión, tiene que ver con los restaurantes participantes. Es quizá la parte más crítica y la que, en el fondo, más me entristece y cabrea. Pero quiero que se entienda como crítica constructiva, que sirva como mejora o como toque de atención de un cliente. Porque quizá el problema de más de uno es que no está acostumbrado a que nadie le diga lo que hace mal. Y luego se ofenden (como me pasó hace un año con este mismo artículo relativo al concurso del año pasado).  Si participas en un concurso de este tipo y no estás dispuesto a soportar las críticas, creo que lo mejor es no participar. Incluso llegaría a algo más. Si tienes un restaurante, debes estar dispuesto a asumir y aprender de las críticas, siempre se puede sacar algo positivo. Si no estás dispuesto a eso, mejor dedicarse a otra cosa.

Lo primero que le pediría al propietario de un restaurante participante es interés. Y aquí hay muchos detalles que demuestran mucha falta de interés. Quiza se pueda argumentar que hay falta de alicientes. No tener interés porque no hay un aliciente final que merezca la pena el esfuerzo. Ni comparto este argumento ni lo entiendo, ya que en este tipo de concursos, el mayor aliciente que tiene es hacerte un nombre en tu localidad y venderte en un tiempo donde la crisis es la excusa perfecta para la desgana. Ningún aliciente económico, por cuantioso que sea, es mejor que el reconocimiento de la gente y que hablen de ti en positivo.

Esa desgana se ha visto reflejada, por ejemplo, en locales que han presentado tapas peores de lo que tienen en carta (como en la Barra Sabors). ¿Cómo es posible que las tapas del concurso sean peor de lo que sirven cada día? El cliente habitual notará esa falta de interés y el posible nuevo cliente no volverá a probar lo que hacen realmente bien. Cualquier tapa de cualquier día del año mejora la que presentas al concurso. Difícil de entender.

Si realmente tienes interés, participarás para ganar. Si estás por estar, se nota. Y mucho. Se nota en lo que sirves y se nota en la actitud de los empleados. Si el propietario no está convencido que quiere ganar y lo transmite a su equipo, para el empleado es un trabajo extra al que no le ve sentido. Que tiene una importancia vital para el negocio. Hay que concienciar a los empleados que te presentas a un concurso para ganar clientes, no para perderlos. Si los tratas mal, no volverán ni a probar las tapas ni a probar otras cosas. En El Carrer me pasó (de malas maneras nos dijeron que no había tapas ese día, aunque en la guía no lo indicaba), pero volví a probar las tapas unos días más tarde y eran bastante buenas. Otro, quizá, no habría vuelto.

Y, por último, el interés se nota en lo que presentas, en la calidad de la tapa. Primero tendrás que pensar bien los ingredientes, cuáles usas y cómo los presentas. No es necesario ni obligatorio poner una rodaja de pan como soporte a los ingredientes para que sea una tapa. Y es de juzgado de guardia si la tienes montada mucho antes y el pan está humedecido y blando. Si lo que quieres es una base crujiente, y le pones cosas húmedas encima, se queda una masa reblandecida bastante desagradable. Esa idea previa, si está trabajada, no te llevará a poner una loncha de salmón con un par de salsas malas y llamarlo “Delicia de salmón” y, si además, lo haces mucho tiempo antes, el salmón está tan seco que es imposible cortarlo con la cucharita de plástico que pones como cubierto (Cervecería Jackson).Estos detalles, como muchos otros similares, demuestran falta de planificación en la tapa, falta de interés en trabajar la tapa que vas a presentar, lo que crea es “algo” que lo único que hace es hablar mal de tu establecimiento.

Esa parte “pensada” de la tapa, lleva a la creatividad de la misma. No se han visto florituras incomibles como el año pasado (aunque alguna en 2012 se llevó algún premio). Lo que no sé si es positivo o negativo. Quizá se vuelva a la tradición, como dicen algunos, pero se pierde la capacidad de sorprender, que tan interesante es en una tapa. Es positivo ser coherente con lo que haces, pero también debes arriesgar si quieres destacar. No ha habido prácticamente juegos de texturas, ni de ingredientes originales. Como decía, muy relacionado con una gran falta de trabajo detrás de la tapa.

En cuanto a los organizadores del evento, creo que en general hacen un buen trabajo, aunque llevo dos años sin compartir demasiado los premios que se dan. Aunque eso  va por gustos (o no…). Lo que sí que creo es que tienen tres puntos a mejorar. En primer lugar, en la mayoría de los casos las fotos de la guía no tienen nada que ver con lo que ponen en el plato. En algunos casos es realmente sangrante. Es un punto que deben vigilar. En segundo lugar, la guía necesita más información. No puede ser que en cada local tengas que preguntar al camarero “¿qué lleva la tapa?”. Los nombres, algunos para hacérselo mirar, deben ir acompañados de una descripción de los ingredientes, porque puede ser interesante planificar una noche de tapas según los gustos de cada uno. Es imposible saber qué lleva “El estoque”. Los hay reivindicativos con retraso como “Madrid 2020”. Con orgullo ilicitano como “Calendureta”. Impactantes como “Goma 2 El Explosivo”. Y los que participaban en el premio especial por el ascenso del Elche como “Va de verde”, “Todos al campo”, “Esencia ilicitana” o “Pichichi”. Y caso aparte llamar a una tapa “Relaxing tapa in plaza Castilla”. Sin comentarios. Y en tercer lugar, el seguimiento en las Redes Sociales. Hoy en día, para ser visible y que hablen de ti, es imprescindible tener un buen trabajo de social media. Ha habido poco movimiento en Twitter y Facebook y poco “ruido”. Debe ser un apoyo imprescindible para que el concurso tenga repercusión en Elche y en poblaciones cercanas (en Alicante ni sabían que había un concurso de tapas).

En resumen, creo que al concurso le ha faltado calidad. La diferencia con el concurso de Alicante que se ha celebrado en las mismas fechas, “Bocados de autor”, ha sido más que sangrante. Será por falta de interés o desgana, pero creo que los restaurantes participantes tienen muchas más posibilidades. Creo que todos, desde restaurantes a organizadores, pasando por nosotros como clientes, debemos plantearnos muchas cosas. Por desgracia, el regusto que me queda es que se deja pasar una oportunidad inmejorable para posicionarse en el sector y en el territorio como destino de tapeo. El centro de Elche es inmejorable para esto (centro histórico peatonalizado en su mayor parte) y no se potencia. Va pasando el tiempo y va empeorando el nivel.

Por último, os dejo la relación de premiados. Enhorabuena a todos.

Primer Premio:

Barra Restaurante Montíboli con “Crocante de bacalao con sopa fría de parmesano y mango”.

Segundo Premio:

Restaurante Bretones con “Gadus 2.0”.

Tercer Premio:

Bar Bodega Paquito con “Apriétame”.

Premio Elche CF de Primera:

La Barra de Paco con “La Permanencia”

Premio al Mejor Servicio Ofrecido

Restaurante Sansano’s

Premio a la Tapa Creativa:

Tapería Aromas Ilicitanos con “Crep Aromas Ilicitanos”

Premio de la Prensa:

Bar La Laurel con “Champiñón con gelatina de verdejo”

 
6 comentarios

Publicado por en 26 de noviembre de 2013 en Elche, Española, Gastronomía, Restaurantes

 

Etiquetas: , ,

Concurso “Destápate” Elche. Día 5.

Último día de tapas en el concurso Destápate Elche 2013. Parece que me había dejado dos de las que, para mi gusto, han sido de las mejores. La siguiente vez que os escriba sobre este tema será para contaros cuáles han ganado y daros mi valoración general. Si queréis ver los días anteriores, os dejo los enlaces aquí (Día 1, Día 2, Día 3 y Día 4).

Bar bodega Paquito

Apriétame

Apriétame

Apriétame

Un plato, el queso frito, que hacen muy bien en este local, dándole un toque distinto con la presentación de la mermelada y el tipo de queso. Un buen taco de queso de oveja frito, con muy buen sabor, que presentan con una pipeta de plástico clavada con la mermelada en su interior. Quizá la pipeta sería más interesante si quedara un hueco en el interior para vaciarla, pero al ser un bloque de queso, acabas poniendo la mermelada por encima. Perfectamente frito, nada aceitoso y de un tamaño más que aceptable. Acompañado de unas tiras de tomate seco y verdura en juliana frita y crujiente. Nota: 8

Roller

Roller

Roller

Muslo de pollo relleno de bacon y jamón, con una salsa muy suave cubriéndolo. Tierno y sabroso. Lo acompañan con unos fideos de arroz fritos. Dentro de la sencillez, perfecta de sabor y tamaño. Una de las mejores tapas probadas, casi le falta el pan para mojar la salsa. Nota: 9

Trasllum

El pecado

El pecado

El pecado

Una tapa bastante original. Dos rodajes de manzana frita en tempura, con queso tipo brie y una loncha de jamón serrano. La tempura de la manzana muy bien hecha, aunque tenían que haber cogido un tipo de manzana con más sabor, ya que no se notaba casi con el rebozado. El queso, al presentarlo caliente, potenciaba todo su sabor, lo que tapaba totalmente el gusto del jamón serrano, que era como si no estuviera. Un buen conjunto. Nota: 8

El secreto

El secreto

El secreto

Una espiral de patata pinchada en una brocheta, acompañada de unas tiras de secreto de cerdo y granos de granada. La patata estaba bien frita y el secreto tierno, aunque la granada estaba algo verde, por lo que le faltaba dulzor. La idea es buena, aunque se deberían haber integrado más los ingredientes del plato, ya que tenías que ir mezclando tú o tomarte cada uno por separado. Buena idea, pero sería necesario darle una vuelta más. Nota: 6

Restaurante Sansano’s

Almodrote de bacalao

Almodrote de bacalao

Almodrote de bacalao

En este caso el bacalao lo vi, bien rebozado aunque algo salado, con la piel bien hecha y crujiente. Pero el almodrote no lo vi. Iba acompañado de una especie de salsa de tomate y otra que nos comentó el camarero que era de berenjena (que no pintaba nada separada y presentada en una cucharita, como si te la tuvieras que comer de golpe). Buen producto, pero acompañamientos descolocados que no pintaban nada. Nota: 5

Mediterráneo

Mediterráneo

Mediterráneo

Un buen queso tipo mozzarella, hecho a la plancha, acompañado de un tartar de tomate como base y una anchoa encima. Debía llevar también algo así como un tapenade de aceitunas (por lo que se veía en la foto), pero no aparecía por ningún sitio. Buena tapa porque el queso estaba muy bueno, aunque el conjunto es poco original. Nota: 6

Nos vemos en las conclusiones 😉

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 de noviembre de 2013 en Elche, Española, Eventos, Gastronomía, Restaurantes

 

Etiquetas: , ,

 
La Gastroteca de Félix

Opiniones de restaurantes en la provincia de Alicante, recetas y productos

Te Conozco Bacalao

Un lugar para la diversión

La rosa del azafrán

Gastronomía y recetas

Fondillón, el vino épico

el documental de un patrimonio en riesgo

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

La Clandestina

Compartimos contigo lo que mejor sabemos hacer

Alicia y los tres enanitos

Cocina para tod@s. Crea, Comparte y Disfruta : )

La Bodega Alicantina

Revista digital sobre los vinos de Alicante

isabelandia

blog personal

Mascarpone brulé

a dessert plaisir

Con Aire de Menta

Decoración de mesas, por Men Tabriz

MakinGastronomy

Delirios de un Gastromaníak

Con delantal y a lo loco

Disfrutar comiendo, disfrutar cocinando

el chico del mandil

Cocina de autor

Unblogparacomerselo.com

Mis curiosidades gastronómicas

A %d blogueros les gusta esto: